My Health Partner Logo

¿Sin tiempo para hacer ejercicio?

En general, muchos adultos no disponen del tiempo necesario para realizar una actividad física regular a mayores de su carrera profesional, familia y vida social. No se puede hacer todo lo que uno querría, por lo que normalmente se deja de lado lo menos importante, atractivo o urgente, que suele ser el ejercicio, al que se considera un lujo, no una necesidad. Y quedarse en casa no es una garantía de tener tiempo: algunas madres están sobrepasadas por los horarios del resto de la familia, a lo que habría que añadir las inexcusables tareas del hogar. A veces, parece imposible encontrar tiempo para el ejercicio, pero aun en la agenda más apretada se pueden arañar espacios para la actividad física. Le mostramos cómo.

  • Coja las escaleras: ya sea en el trabajo o en un centro comercial, evite las escaleras eléctricas o los ascensores, ya que no le ayudarán a mantenerse en forma o bajar de peso.
  • No aparque el coche justo en la puerta: cuando vaya a comprar, aparque un poco más lejos de lo habitual. Apenas notará esos pasos de más, pero le ayudarán a mantenerse en forma.
  • ¡Las tareas del hogar al ritmo de la música! Encienda la radio y aproveche para bailar y moverse mientras saca el polvo o pasa la aspiradora. La combinación de música, baile y quehaceres domésticos no es algo nuevo, ¡pero pruébelo, porque funciona! Nada como el rock para tonificar el cuerpo mientras deja la casa bien limpita. Pero eso sí, elija la música adecuada para lo que tenga entre manos: ¡Limpiar la cristalería a ritmo de twist no es la mejor idea! Y una vez terminado, y al revés de lo que le ocurría a Mick Jagger de los Rolling Stones, tendrá la satisfacción de dejarlo todo como los chorros del oro.
  • Haga del fitness un asunto de familia. La mayoría de los miembros de una familia pueden caminar y los que no, en general, pueden ser ayudados o llevados en sillas. En lugar de ir solo a caminar, proponga a todos salir a dar un agradable paseo. Puede ser lo largo o corto que quieran. Todo el mundo se beneficiará y el cambio de entorno podría suponer un cambio en la manera en que los miembros de la familia interactúan, lo que puede venir muy bien si, por ejemplo, la interacción normal entre los más pequeños es la pelea.
  • Estar en el trabajo no es una excusa. El tipo de ejercicio que haga puede no ser factible en su entorno laboral, pero estar en el trabajo no es una excusa para no hacer ejercicio. Por ejemplo, caminar a las oficinas cercanas de sus compañeros de trabajo es una alternativa saludable y viable en lugar de enviar tanto correo electrónico. Estirarse de vez en cuando puede ayudar a reactivar una circulación dormida. Las escaleras en lugar del ascensor. Y para los más ambiciosos, la hora de la comida puede dedicarse a ir a correr o al gimnasio.
  • Muévase mientras habla. Si va a tener una larga conversación telefónica, pase el audio al altavoz, póngase de pie, estire las piernas y muévase un poco. La tecnología nos ha dado la libertad de movimiento, solo tenemos que pensar en utilizarla.

La cantidad de ejercicio necesaria para obtener un beneficio a nivel de salud es mínima: tan solo con 6 minutos al día. Empiece por adoptar con decisión un par de pequeños cambios y antes de que se dé cuenta estará cosechando los beneficios. Está solo a unos pocos cambios de la versión más saludable de usted mismo.